La ansiedad en el corazón

del hombre lo deprime,

mas la buena palabra lo alegra. 

Proverbios 12:25